Mitos y leyendas   Leave a comment


Astrología

La astrología en un sistema simbólico aplicado a datos astronómicos de posiciones planetarias, más la del sol y la luna. A su vez, su simbología se basa en mitos y arquetipos milenarios, y sus resultados prácticos deben contrastarse con la experiencia y la estadística.

En cuanto a su sentido ha ido variando a lo largo del tiempo y dependiendo de las ideas de cada astrólogo. Antiguamente se le daba una importancia capital a su carácter adivinador, pero en la actualidad cada vez son menos los que se centran en ello, puesto que son muy pocos los que siguen manteniendo una visión predeterminista del mundo. Sí que vienen dados unos ciertos datos como el lugar, la familia y el tiempo en que se nace, pero los demás son meras tendencias que son las que permiten la libertad de usarlas de una u otra manera. El sentido más interesante de la astrología, y cada vez más extendido, es un sentido personal evolutivo y de autoconocimiento. Una visión coincidente con la teoría del psicólogo Jung, discípulo rebelde de Freud, que concibe la vida humana como un proceso de individuación en el que se trata de hacer conscientes todos nuestros lados y potencialidades, aceptándolos por tanto, y consiguiendo así una vida armónica con nosotros mismos. Es más, para él la libertad está relacionada íntimamente con el destino, en cuanto que sólo se es libre siguiendo el propio destino y éste viene dado por nuestra naturaleza. Y en el proceso de individuación se pasa por diferentes fases en las que actúan diversos símbolos y arquetipos, presentes por ello en nuestros sueños (que para él son mensajes de nuestro inconsciente, que hablan de nuestro estado interior y exterior, nuestros problemas pendientes y posibles soluciones), que a su vez son expresiones simbólicas dado que el símbolo encierra más sabiduría que un simple pensamiento, al abarcar no sólo ideas contenidas en él sino intuiciones, sensaciones y emociones, así como un sentido trascendente. Con este enfoque recomiendo un libro fascinante para los que, teniendo una cierta base, quieran profundizar en la astrología y la psicología: “La dinámica del inconsciente” de Liz Greene y Howard Sasportas.

Un mapa astral es un dibujo de las posiciones planetarias en el momento del nacimiento y para calcularlo (siempre es recomendable saber calcularlo, porque aunque existan programas que lo construyen informáticamente, siempre puede haber fraudes) son necesarios no sólo la fecha de nacimiento sino la hora, como mucho con un margen de un cuarto de hora, y el lugar de nacimiento con su longitud y latitud. Como un mapa astral es personal se deduce fácilmente que las generalidades aplicadas a signos son muy relativas, pues dependen de muchos otros factores, de los que hablaré a continuación. Esto significa que los horóscopos de los periódicos suelen ser un timo surrealista. Para aprender clara y fácilmente a construir un mapa astral recomiendo un libro, del que no sé si existen ediciones actuales, en ese caso merece la pena buscarlo por librerías de segunda mano o en algunas bibliotecas que no tengan prejuicio en cuanto a temas: “Tratado de astrología” de Alpherat.

Como todos los mapas geográficos, uno astral refleja las características del “terreno”, sobre el cual se pueden, o no, construir puentes, plantar árboles, construir casas, pasear por él o contemplarlo, cambiarlo o no.

También como todo mapa refleja los cuatro puntos cardinales. En el Este es donde se sitúa el Ascendente, que por tanto no es más que el signo que “nacía” por el Este en el momento del nacimiento. Este segundo signo, dependiendo de las semejanzas o diferencias, de lo complementario u opuesto que sea con el signo solar, cambiará bastante las características de alguien. El signo solar es el signo bajo el que hemos nacido y se llama así porque en él está situado el sol.

Los 12 signos (resumen de características. Vuelvo a recordar que existe muy poca gente con las características puras de su signo solar, puesto que éstas son modificadas, complementadas o contrarrestadas por el resto de elementos simbólicos como la posición de los planetas en los signos, los signos en las casas y además los aspectos entre planetas)

Cada signo está regido por un planeta, o luminaria (sol-luna) y se consideran intercambiables las características simbólicas de ambos. Existen curiosas e interesantes teorías sobre el descubrimiento, relativamente reciente, de los grandes planetas lentos (neptuno, urano, etc.), considerando que sólo en el momento de descubrirlos empezaron a afectar con su simbología. De la misma manera que sólo cuando algo se conoce es cuando empieza a influir en nuestras vidas, de manera consciente. Esta teoría forma parte de la concepción de la astrología como sistema evolutivo.

Publicado octubre 27, 2011 por Mery en Mitos y leyendas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: