SETI después de la NASA   Leave a comment


La cancelación del programa SETI de la NASA en 1993 fue un duro golpe para la comunidad SETI. Aunque HRMS era un pequeño programa para lo habitual en la NASA, empequeñeció a todos los demás esfuerzos SETI combinados. Mientras NASA era parte de SETI, estaba claro que era el jugador dominante, y su marcha dejó un vacío difícil de llenar.

Aún así, NASA nunca fue el único patrocinador de SETI. En la sombra de HMRS crecieron una gran variedad de grupos privados que dedicaron sus recursos a SETI, y algunas veces unieron sus fuerzas con la NASA. Cuando HRMS fue cancelado inesperadamente, estos grupos se movieron para salvar lo que pudieran y preservar la investigación SETI. Dos de estas organizaciones privadas se levantaron para ocupar un papel de liderazgo y salvar a SETI en los tiempos difíciles: El Instituto SETI, situado en el Silicon Valley de California del Norte, y The Planetary Society, basado en Pasadena.

El Instituto SETI se fundó en 1984 para patrocinar y realizar investigación sobre SETI y la vida en el universo. El Instituto incluyó entre sus fundadores y patrocinadores algunos veteranos de SETI como Frank Drake del Proyecto Ozma y su colega Delfín Bernard Oliver. Pero tambien incluyó una nueva generación de investigadores como Jill Tarter y Seth Shostak. La mayoría de los proyectos iniciales del Instituto eran financiados por la NASA, y jugó un papel importante en el programa de búsqueda orientada que se situó en el cercano Moffett Field del Ames Research Center de la NASA.

Cuando HRMS se canceló en 1993, el Instituto SETI se movió para salvar la búsqueda orientada, y se convirtió en su principal sponsor. Rápidamente adquirió gran parte del equipo SETI de la NASA, y estableció su propio proyecto con fondos privados. En Febrero de 1995 lanzaron su Proyecto Phoenix, una búsqueda orientada muy avanzada basada en el difunto programa de la NASA.

Para su búsqueda, los científicos de Phoenix recopilaron una lista de las 1000 estrellas con más probabilidades de albergar civilizaciones alienígenas. Eran en su mayoría estrellas similares al Sol a distancias de menos de 200 años luz de la Tierra y con más de tres mil millones de años, así como las estrellas más cercanas sin importar el tipo. Cuando se descubre que una estrella tiene planetas, tambien se añade a la lista. Cada estrella apuntada se puede registrar en busca de señales en cualquier longitud de onda entre 1000 y 3000 Mhz.

Por comparación, el ahora popular SETI@home busca una banda de frecuencias de sólo 2,5 megahercios, que es sólo una milésima de la capacidad de Phoenix. Los computadores de Phoenix analizan este enorme ancho de banda con una resolución muy fina, y pueden reconocer una señal con un ancho de sólo 0.7 Hz. Esto es crucial para reconocer señales inteligentes, porque no se conocen señales naturales con una amplitud menor a 300 Hz.

El proyecto Phoenix es una operación móvil. Su avanzada electrónica, hecha a medida, se guarda en un gran camión, que puede desplazarse a cualquiera de los grandes observatorios de radio del mundo. Su primera parada fue el disco de 64 ms en el Observatorio Parkes, en Australia, y en Septiembre de 1996 se trasladó al National Radio Astronomy Observatory en Green Bank, West Virginia. Allí compartió el tiempo durante un año y medio en el disco de 43 metros, a muy poca distancia del disco de 85 pies (26 metros) que utilizó Frank Drake en el pionero Proyecto Ozma. Desde 1998 el Proyecto Phoenix está situado en Arecibo, Puerto Rico, donde utiliza el radiotelescopio de 305 metros, el mayor del mundo.

Como búsqueda orientada, Phoenix puede controlar estrellas particulares con una precisión no igualada por otras búsquedas. Trabajando en tiempo real con otros observatorios alrededor del mundo, puede ofrecer una verificación inmediata de cualquier señal que detecte. Esto es importante porque ayuda a eliminar posibles interferencia terrestres, y porque las señales del espacio profundo pueden desaparecer rápidamente debido a la variaciones interestelares. Su mayor limitación es que tiene que compartir tiempo de observación con otros proyectos de radioastronomía en los grandes observatorios. En Arecibo, por ejemplo, sólo puede ejecutarse en 20 sesiones de 12 horas cada 6 meses, lo que significa que sólo funciona una parte del tiempo. Aún así, después de casi 7 años de observación, el Proyecto Phoenix es cada vez más fuerte.

Mientras el instituto SETI continuaba la búsqueda orientada del HRMS, The Planetary Society optó por un acercamiento a SETI diferente en los años post-NASA. Incluso antes de la cancelación de HRMS , The Planetary Society había mostrado claras preferencias por la búsqueda de todo el cielo en lugar de la búsqueda orientada.

Esta aproximación reflejaba el punto de vista de Bruce Murray, el futuro presidente de The Planetary Society, que argumentaba que no deberíamos dar nada por hecho sobre la naturaleza de las civilizaciones alienígenas, y que por ello no deberíamos limitar nuestra búsqueda sólo a estrellas que nuestra sensibilidad humana considerara habitables. Como director del Jet Propulsion Laboratory de 1976 a 1982 Murray fue el mayor responsable de establecer el concepto de búsqueda por todo el cielo en el proyecto SETI del JPL.

The Planetary Society, a diferencia del Instituto SETI que concentra sus esfuerzos en una única búsqueda altamente sofisticada, reparte sus recursos entre varios grupos que intentan diferentes técnicas. Desde principios de los 80 la Sociedad ha apoyado varios intentos SETI dirigidos por Paul Horowitz de la Universidad de Harvard. En Octubre de 1995, con la financiación de The Planetary Society, Horowitz inició el proyecto BETA -una búsqueda de todo el cielo en el rango de frecuencias de el agujero de agua. BETA, del inglés Ensayo Extra Terrestre de un Billón de canales, está situado en el Observatiorio Harvard-Smithsonian en la ciudad de Harvard, Massachusetts, donde utiliza el radiotelescopio de 26 metros. BETA había completado varias exploraciones del cielo visible de Harvard cuando el disco resultó dañado por una tormenta en marzo de 1999, hoy día ya reparado.

Desde 1996 The Planetary Society ha apoyado tambien al proyecto SERENDIP, una búsqueda por radio de todo el cielo dirigida por Dan Werthimer de la U.C. Berkeley. Al igual que el proyecto Phoenix, el receptor de SERENDIP está situado en el Observatorio de Arecibo, pero a diferencia de Phoenix no necesita esperar las costosas franjas de observación. En lugar de ello, está permanentemente situado sobre el disco de Arecibo, buscando en la misma parte del cielo hacia la que apunta el disco y moviéndose por el cielo con la rotación de la Tierra. Aunque este método no es adecuado para una búsqueda orientada, funciona bien para una exploración completa del cielo.

Una derivación de SERENDIP es el exitoso Proyecto SETI@home -el proyecto de computación distribuida que envía paquetes de señales de radio a millones de usuarios de todo el mundo, que utilizan sus computadores personales para analizar los datos en busca de una señal alienígena. Cuando los fundadores de SETI@home buscaban un esponsor en 1998, The Planetary Society se adelantó y ofreció el dinero necesario. Desde entonces la Sociedad ha sido el esponsor principal.

SETI@home utiliza los datos captados por el receptor de SERENDIP, pero se centra en un ancho de banda muy estrecho, centrado en los 1420 Khz de la línea de hidrógeno. Con más de tres millones de computadores personales a su disposición, SETI@home puede analizar sus datos con una profundidad impensable con métodos más convencionales. Como SERENDIP, el proyecto está situado en la UC. Berkeley y es dirigido por el director David Anderson y el jefe científico Dan Werthimer.

The Planetary Society tambien ha ido más allá de las búsquedas por radio, financiando proyectos de SETI Óptico que buscan señales de láser concentrado provenientes de las estrellas. En 1998 comenzó a apoyar dos búsquedas orientadas, situadas en Harvard y en UC Berkeley, que buscan breves cambios en la luz procedentes de las estrellas candidatas. La Sociedad ha complementado estos proyectos financiando la construcción del mayor observatorio del mundo dedicado a SETI Óptico, en Harvard, Massachusetts, en el 2002.

Publicado noviembre 2, 2011 por Mery en SETI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: