SETI va a Washington   Leave a comment


Desde sus inicios, MOP se enfrentó a un camino dificultoso. Ya en 1979 el senador William Proxmire lo galardonó con su famoso premio Golden Fleece Award, dado a programas derrochadores patrocinados por el gobierno federal. En 1982 Proxmire intentó cortar los fondos federales para MOP a través de enmiendas legislativas, amenazando con poner fin a todos los esfuerzos realizados.
La amenaza se sorteó gracias a la intervención a tiempo de Carl Sagan, quien se encontró personalmente con el senador y le convenció de que la búsqueda de SETI valía la pena. Sagan presentó una petición en soporte de SETI firmada por muchos de los mejores científicos mundiales, incluidos siete premios Nobel. La publicidad y el prestigio que generó Sagan mantuvieron el programa SETI de la NASA en marcha durante otra década.

El 12 de Octubre de 1992, 500 años después del día en que Colón pisó el Nuevo Mundo, las dos búsquedas de NASA se iniciaron finalmente. La búsqueda de Ames empezó a registrar sus 800-1000 estrellas objetivo desde el radiotelescopio de 305 metros de Arecibo, Puerto Rico, el mayor disco del mundo. El programa de JPL empezó a mapear los cielos usando el disco de 34 metros del Deep Space Communications Complex en Goldstone, en el desierto de Mojave. Las búsquedas tambien recibieron una nueva denominación de la NASA: High Resolution Microwave Survey (HRMS-Búsqueda de Microondas en Alta Resolución).

Ambas búsquedas utilizaron la más avanzada tecnología disponible. La búsqueda orientada analizaría el espectro entre 1 y 3 Ghz buscando señales de banda estrecha. Para conseguir esto, su Analizador de Espectro Multi Canal (Multi Channel Spectrum Analyzer) analizaría un ancho de banda de 20 Mhz en todo momento, partiéndolo en 20 millones de canales de 1 Hz, y buscando señales en anchos de banda entre 1 y 28 Hz.

Al JPL se le encargó buscar en todo el cielo frecuencias entre 1 y 10 ghz. Esta enorme banda de 9 Ghz se analizaría con el Analizador de Espectro de Amplia Banda (Wide Band Spectrum Analyzer), diseñado para registrar un ancho de banda de 320 Mhz simultáneamente, y dividirlo en dieciséis millones de canales de 20 Hz. Crearía un mosaico de 25,000 partes que cubrieran la totalidad del cielo nocturno. Si consideramos que 15 años antes Big Ear buscaba sólo en 50 canales, obtendremos una idea de la magnitud de los desarrollos tecnológicos alcanzados.

Pero menos de un año después del inicio, ambas búsquedas terminaron de repente e irrevocablemente., víctimas de una nueva ola de recortes presupuestarios en el congreso. Esta vez fue el senador Richard Bryan de Nevada el que dirigió la carga contra los gastos gubernamentales en SETI. La Búsqueda del Gran Marciano, dijo, debe finalmente terminar. Hasta hoy se han gastado millones y todavía no hemos encontrado un solo hombrecillo verde. Ni un sólo Marciano nos ha dicho que le llevemos a nuestro líder, y ni un sólo platillo volante a pedido ser aprobado por la FAA.

Después de una inversión de 60 millones de dólares en 23 años, y menos de un año de operación, el proyecto SETI de la NASA estaba inesperadamente muerto. Aún así, y a pesar del tremendo descontento de los entusiastas de SETI causado por la cancelación de la búsqueda más ambiciosa jamás realizada, podemos decir que el HRMS no murió en vano. Los enormes recursos de la NASA permitieron importantes avances en tecnología, que habrían sido difíciles de alcanzar sin su apoyo. Además, el equipo usado en la búsqueda orientada de AMES no se desperdició, sino que pasó al SETI Institute financiado por particulares. El Instituto lo utilizó para lanzar su propia búsqueda orientada, que todavía funciona con el nombre de Proyecto Phoenix.

Aunque las búsquedas de la NASA fueron incompletas y de corta vida, transformaron completamente la cara de SETI. Comparado con los relativamente aficionados esfuerzos de las búsquedas anteriores, SETI se convirtió en una tarea profesional realizada por expertos con la tecnología más avanzada disponible. El enfoque y sofistificación de las búsquedas tambien se ha incrementado después de que NASA participara, y aunque NASA ya no es un participante activo en SETI, los programas SETI existentes tomaron forma bajo la influencia de este esfuerzo impresionante.

Publicado noviembre 2, 2011 por Mery en SETI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: