Archivo para la categoría "Mitos sobre constelaciones"

Géminis   Leave a comment

La constelación de Géminis está representada por los mellizos Cástor y Pólux. Son los hijos de Leda, esposa del rey espartano Tindareo, y de Zeus, que se convirtió en cisne para porder consquitarla.

Cástor y Polux nacieron de un huevo, junto con Helena de Troya. Son conocidos como los dioscuros o hijos de Zeus. En la mayor parte de las narraciones, sólo a Pólux se le considera inmortal.

A pesar de ser gemelos, Cástor se suponía que era hijo de Tindareo y por lo tanto mortal. Cástor, tenía fama de domador de caballos y Pólux de combatiente de hazañas. Su primera hazaña fue liberar a su hermana Helena que habia sido raptada de niña por Teseo.

En la expedición de los argonautas (escuadrón de la ciudad de Argos), los gemelos salvaron el navio Argo cuando iba a perderse. Sus caballos se llamaban Flógeo y Hárpago.

Cuando Cástor murió por la lanza de Idas, Pólux, tras vengarle, pidió a Zeus que le diera la inmortalidad a su hermano, y desde entonces ambos hermanos forman en los cielos la constelación de Géminis.

Anuncios

Publicado noviembre 2, 2011 por Mery en Mitos sobre constelaciones, Mitos y leyendas

ORIGEN DE LAS CONSTELACIONES ACTUALES   Leave a comment

Desde el punto de vista de la arqueoastronomía  surge el problema de relacionar el cielo de época homérica con el de Ptolomeo. En la obra de Homero y Hesiodo sólo se mencionan unos cuantos astros como hemos visto: las Osas, también llamados carros, Orión, el Boyero y Arturo, Sirio, Pléyades, Híades y Sirio. El problema a estudiar, por tanto, es cómo “rellenaron” los griegos el firmamento con las constelaciones actuales.

         Para responder a esta pregunta, los arqueastrónomos han analizado las constelaciones de Ptolomeo. Y es que si se representan las constelaciones clásicas, éstas no están distribuidas teniendo como centro el polo celeste, sino que se hayan desplazadas. Sin duda esto es debido a la precesión de los equinoccios, lo que indica que las constelaciones de Arato fueron descritas en una época anterior. Los diversos estudios sobre el tema proponen unas fechas alrededor del 2000 -3000 a.C. (Ovenden), para una latitud de unos 36º N. En cuanto al lugar de origen, la cuestión es más complicada. Aunque muchos arqueoastrónomos  sitúan su origen en Creta (influidos por muchos escritores clásicos, como el propio Eratóstenes, que atribuía un origen cretense a las Osas), lo cierto es que desde el punto de vista histórico, tal hipótesis es difícil de sostener. Más probable parece situar su origen en la costa este del Mediterráneo, región habitada por los Fenicios (Belmonte), ya que por su posición geográfica estaban en contacto con la astronomía y mitos mesopotámicos, así como los procedentes de Siria, Egipto o Anatolia. Además son conocidos los contactos culturales entre griegos y fenicios en la primera mitad del primer milenio a.C., gracias a los cuales los primeros conocieron, entre otras cosas, la navegación de altura y el alfabeto. A este respecto conviene recordar que tanto Arato como Eudoxo eran originarios del sur de Anatolia, por lo que sin duda conocían las tradiciones astronómico-mitológicas de la zona, así como las mesopotámicas, sirias, cananeas y por supuesto, griegas.

    Está claro que para analizar el origen de las constelaciones hay que referirse obligatoriamente a la astronomía mesopotámica. De hecho, hasta hace poco se pensaba que Homero nos había transmitido el conocimiento astronómico griego autóctono más temprano y sin embargo muchos autores sugieren hoy una relación entre las referencias astrales de sus obras y las tablas Mul-Apin, en concreto, si comparamos la secuencia de astros que aparecen en laOdisea e Ilíada arriba citadas, con la que figura en las tablas Mul-Apin, se puede comprobar que son idénticas. Si además tenemos en cuenta que las obras de Homero se compusieron tras la redacción de estas tablas astronómicas, surge la posibilidad de que los creadores de estas epopeyas griegas tuviesen conocimiento de la astronomía mesopotámica.

Publicado octubre 31, 2011 por Mery en Mitos sobre constelaciones, Mitos y leyendas

Orion   Leave a comment

Los antiguos Griegos vieron la figura del gran mito Griego Orión en el cielo de la noche. Hay diferentes historias sobre el nacimiento de Orión. De acuerdo a una versión del mito, Orión era el hijo de un pobre pastor llamado Hirieo. Una vez, Zeus, Hermes, y Poseidónpasaron por casa Hirieo. Hirieo fue tan generoso con sus invitados que mató el único animal que tenía que era un toro.

Hirieo no sabía que sus invitados eran dioses. Los dioses querían agradecer la generosidad de Hirieo concediéndole un deseo. El deseo más grande de Hirieo era el de tener un hijo. Los dioses le dijeron que enterrara la piel del toro que había sacrificado para ellos y que orinara encima de eso. Después de nueve meses, un niño nació en ese lugar. El niño se convirtió en un muchacho muy hermoso y fuerte.

El era tan buen cazador que fue empleado por el rey Oenopión para que matara las feroces bestias que estaban aterrorizando a los habitantes de la isla de Chios. Contento con su éxito, Orión dijo que mataría a todos los animales salvajes de la Tierra. Pero la diosa de la tierra Gea, quien era la madre de todos los animales, no estaba contenta con las intenciones de Orión.

Entonces, Gea le envió un enorme escorpión a Orión. Orión pronto se dió cuenta que su fortaleza y espada eran inútiles contra esa bestia poderosa. Trató de escapar, pero el escorpión lo picó y mató. Como recompensa, Gea colocó al escorpión en el cielo como una constelación que aparece como si constantemente estuviera persiguiéndo a Orión cuya figura fue también colocada entre las estrellas.

Publicado octubre 31, 2011 por Mery en Mitos sobre constelaciones, Mitos y leyendas

Cancer   Leave a comment

Cáncer

De acuerdo a una leyenda de la antigua Grecia, la figura de un cangrejo gigante fué colocada en el cielo de la noche por la diosa Hera para formar la constelación Cáncer. Hera prometió matar a Heracles, el héroe más famoso Griego. Hera intentó matar a Heracles de muchas maneras, pero cada vez su increíble fortaleza física le ayudó sobrevivir. Los Romanos le llamaban Hércules.

Hera puso un encantamiento para volver loco a Heracles, causando que éste cometiera un gran crimen. Para ser perdonado, tenía que realizar doce labores difíciles. Una de esas labores era la de destruír a la terrible serpiente de agua de nueve cabezas, la Hidra.

Durante la batalla entre Heracles y la Hidra, la diosa Hera mandó a un cangrejo gigante para ayudar a la serpiente. Pero Heracles, siendo tan fuerte, mató al cangrejo al escacharle el caparazón con sus pies. Por gratitud a su servicio, Hera colocó la imagen del cangrejo en el cielo de la noche.

Publicado octubre 30, 2011 por Mery en Mitos sobre constelaciones, Mitos y leyendas

Constelaciones de primavera   Leave a comment

Durante la primavera resulta un placer asomarse al cielo y observar el firmamento estrellado, especialmente las noches sin Luna. Leo, Virgo y Libra son las constelaciones que podrás observar en el cielo primaveral.

LEO
Es una de las constelaciones más grandes del cielo nocturno primaveral. La estrella más visible de todas es Régulus, conocida también con el nombre de “corazón de león”. Es una estrella de color blanca azulada. Denébola es la beta del León y se corresponde con la cola de la imagen celeste. Es una estrella que emite luz blanca a solo 40 años luz de nosotros.
HERACLES/HÉRCULES:

Hijo de Zeus y de la mortal Alcmena y terriblemente odiado por Hera por lo que trató en numerosas ocasiones de matarlo. Una leyenda relacionada con él es la creación de la vía láctea. Se dice que estando dormida Hera, Zeus acercó a Hércules al pecho de ésta para que le amamantara, sin embargo Hera al despertar y conocer la identidad del niño, lo apartó de su pecho formando la leche que de él surgía la vía láctea o camino de Santiago

En el antiguo mito griego se cuenta que había un bosque llamado de Nemea que servía de refugio a un enorme león que devoraba los rebaños de los contornos. El primer trabajo de Hércules consistió en enfrentarse a esta terrible fiera. Después de disparar flechas que se rompían ante la imponente masa, resolvió enfrentarse al león sin armas, le agarró por las fauces y le rompió las mandíbulas. Pero el León es una de las tres primeras constelaciones egipcias, cuatro mil años anterior a los griegos. Para los egipcios el León simboliza el rejuvenecimiento, el vigor que asegura la alternancia del día y la noche, del esfuerzo y del reposo. En la conducta humana representa al héroe a través del personaje de Hércules y sus doce trabajos.
1.- El León de Nemea, que ya se ha narrado y es la más representativa..
2.- La hidra de Lerma, dotada con numerosas cabezas que cada vez que eran cortadas salían de nuevo. Hércules, con ayuda de Iolas, las fue quemando y venció igualmente.
3.- El jabalí de Erimanto, un colosal animal que era el terror de los campos. Hércules corrió tras él hasta que extenuado y cayó en un barranco.
4.- La cierva con las patas de bronce consagrada a Diana, que Hércules se vio obligado a perseguir durante un año para cazarla viva y entregarla a Euristeo.
5.- Los pájaros de Estínfalo, horrorosos pajarracos que vivían en unas pestilentes ciénagas y que tenían las uñas de bronce para atacar y devorar hombres. Hércules utilizó unos enormes timbales de la diosa Minerva para espantar a estas aves y levantarlas en vuelo, aniquilándolas después a todas con su arco.
6.- El toro de Creta, donde Hércules tiene que domar un enorme y furioso toro.
7.- Las yeguas de Diomedes, bestias salvajes que echaban fuego por las fosas nasales y que se alimentaban de extranjeros náufragos que llegaban a la costa. Hércules tiene la misión de apoderarse de ellas y llevarlas a Micenas.
8.- El cinturón de Hipólita, reina de las Amazonas.En este octavo trabajo nuestro héroe tuvo que enfrentarse con las Amazonas. Arrebatará el cinturón de la reina y dejándola a ella cautiva.
9.- Los establos de Augías, que Hércules se vio obligado a limpiar utilizando, no su fuerza, sino su inteligencia: abrió dos brechas en el muro y desvió el curso del río para limpiar los establos.
10.- Los bueyes de Gerión que después de una dura lucha el héroe logra arrebatar y llevárselos a Micenas.
11.- Las manzanas de oro de las Hespérides, en cuya historia se narra el mito de Atlas que sujeta la tierra sobre sus espaldas.
12.- El perro Cerbero de tres cabezas, con quién tiene que enfrentarse en las puertas del infierno. Después de su muerte Zeus lo coloca en el cielo para que conserve la llama celeste.
De esta simbología se extraen pautas de comportamiento aplicables a las personas Leo, en quienes más se aprecia este patrón de heroicidad y esfuerzo. Tienen tendencia a sentir un fuerte impulso evolutivo encaminado a alcanzar la fama, el poder o situaciones de privilegio. Para lograrlo, su comportamiento les suele hacer merecedores del respeto y la estima de los demás y de sí mismos

VIRGO
De la constelación de Virgo destaca la brillante estrella Spica, la espiga de la Virgen. En unos mitos esta virgen es Erigone, hija del rey Icario a quién dieron muerte unos pastores. Erigone partió en busca de su padre y, gracias a su perra “Maira”, acabó por descubrir la tumba de su padre. Desesperada, la joven se ahorcó en un árbol próximo. Para castigar esta muerte, Dioniso envió un ramalazo de locura a todas las mujeres del Ática. En cuanto a Icario, lo colocó con su hija y su fiel perra en el espacio celeste, metamorfoseándolos en Boyero, Virgo y una de las estrellas de la Canícula. En otras leyendas Virgo se asocia a Astrea ( la justicia ) hija de Temis y de Zeus. En la edad de oro vivió entre los hombres; después subió al cielo y se convirtió en la constelación de la Virgen.
También representa a Ceres, con la espiga en la mano, y en la cultura egipcia a Isis, la Virgen con el niño en los brazos. Por eso, este lugar del cielo se puede asociar con la simbología y el arquetipo de Isis (la madre de la naturaleza en la cultura egipcia) que luego enlaza con la Démeter de los griegos y la Ceres de los romanos, hasta asociarla con las vírgenes negras de la mitología cristiana. Para los antiguos Isis era una representación de la tierra fecunda y cultivada; era el modelo del amor a la vida, la virgen madre que otorga vida y salud a los humanos. Su mito relata que ayudó a los hombres en su obra civilizadora enseñando a las mujeres a moler e1 grano, hilar el lino y tejer las telas; enseñó a curar las enfermedades y los acostumbró a vivir en familia, instituyendo para ello el matrimonio.
En consonancia con este modelo celeste las personas del signo de Virgo son de gran curiosidad y se sienten inclinados a investigar sobre el origen y funcionamiento de las cosas. Son personas que se conmueven ante la desgracia y las necesidades reales de los demás a los que ofrecen su ayuda, tratando siempre de ser útiles y poniendo sus conocimientos al servicio de otros.

LIBRA

Los antiguos contaban 17 estrellas, de las cuales sólo nueve están formando la figura de la balanza. Las más importantes son la alfa y la beta: Kiffa Austral o Zubenelgenubi, nombre árabe de Al-Zuban. Al-Janubiyya, es una estrella del tipo A3, del grupo de estrellas de Sirio y de color blanco; Kiffa Boreal, la beta de Libra, es una estrella mucho más caliente, pertenece al tipo B8, puede superar los 20.000º de temperatura y tiene una luminosidad blanca azulada.
Sobre los mitos que se asocian a esta constelación de la balanza hay varias versiones. En unas leyendas se asocia a Astrea (la justicia) que subió al cielo y se convirtió en la constelación de la Virgen, es pues un símbolo asociado a la constelación de Virgo. La balanza, signo de la equidad, era el emblema de Astrea, a causa de lo cual estaba a su lado.
La balanza es también un símbolo asociado a Osiris, pues representa a la balanza con la que este dios egipcio pesaba el alma de los recién fallecidos. En uno de los platillos de la balanza se colocaba el vaso, que significa el corazón, la conciencia o el alma del muerto; en el otro, una pluma de avestruz, que significa la justicia y la verdad. Por ello la balanza tiene un significado de equilibrio interior y exterior.
En los mitos griegos la balanza simboliza a Temis, hija de Urano (el cielo) y Gea (la Tierra). Temis fue elegida por Zeus para iniciar su reinado. Cuentan que las Moiras la transportaron junto a Zeus desde las regiones lejanas donde mora su padre Urano. Temis tenía la misión de regular los ceremoniales, mantener el orden, convocar a los dioses y preparar festines. Narran que era una diosa servicial y obsequiosa. En la Tierra Temis era la diosa de la justicia. Protegía a los justos y castigaba a los culpables. También era la diosa de la prudencia y se la consideraba como una buena consejera y como tal presidía las asambleas públicas.
Trasladando este modelo de comportamiento a las personas nacidas con el Sol en Libra nos hace pensar en individuos que saben apreciar el trato ceremonial, son obsequiosos, les gusta mantener el orden y convocar a los demás a participar en actividades sociales o lúdicas. Tienden a buscar la justicia y el equilibrio, son prudentes y buenos consejeros.

OTRAS CONSTELACIONES

Osa Mayor
Esta es una de las épocas de año en que mejor se observa la constelación de la Osa Mayor. Basta elevar un poco la mirada para ver las cuatro estrellas del cuadrángulo: la que está mas al norte y es la mas brillante es la alfa Dubhe; en el otro extremo de la derecha se encuentra la beta Merak; a su izquierda, en el ángulo inferior, la gamma Phad, y en el ángulo superior, más débil de luz, la delta Megrez. Saliendo del cuadrángulo, la primera de la izquierda es la Upsilón Alioth; a continuación la zeta Mizar con su compañera pegada Alcor; y por ultimo la del extremo, la beta Alkaid. Excepto esta última que es azulada, todas las demás son estrellas blancas.
Mitología
Cuenta la vieja leyenda arcadia la historia de Calisto, una ninfa cazadora y virgen que formaba parte del séquito de Diana cazadora (Artemisa) de quien Zeus se enamoró. En unas leyendas se dice que Zeus se metamorfoseó en la misma Artemisa para acercarse a ella, pues la ninfa huía de todos los hombres para preservar su castidad. Disfrazado de esta guisa, Zeus la poseyó.
Según otras narraciones, Zeus tomó la forma de Apolo y mantuvo relaciones sexuales con ella. Cuando un día Artemisa y su corte estaban bañándose en una cristalina fuente, completamente desnudas, al ver el cuerpo desvestido de Calisto, se hizo evidente su estado de gestación, pues su vientre no era tan liso como el de las demás ninfas. Entonces Artemisa, guardiana de la castidad, se encolerizó, como era costumbre en ella cada vez que en sus mitos ocurría algo similar, y transformó a Calisto en una osa. Otras versiones relatan que fue Hera, quien cegada por los celos castigó a Calisto transformándola en una osa. Una vez transfigurada, la diosa cazadora la mató de numerosos flechazos.
Al enterarse Zeus y apesadumbrado de la muerte de su amada, recogió su espíritu y lo llevó al lugar mas destacado del cielo y la coloco como la constelación mas visible del firmamento con el nombre de la Osa Mayor, por eso la osa es símbolo de la doncella casta. A esta misma constelación, en las leyendas célticas se la conoce con el nombre del Carro de Arturo.

Corona Boreal
La figura de esta constelación forma un semicírculo un poco imperfecto, compuesto por ocho estrellas principales. Se encuentra encima de la cabeza de la serpiente, entre Bootes y Hércules. La estrella mas importante son la alfa Alphecca, también conocida con el nombre de la Perla o la Gema. Se trata de una estrella azulada muy caliente. La segunda en importancia es la beta Nusakam, situada a la derecha de la Perla.
Mitología
Relata el mito que la bella Ariadna, hija del rey Minos, se enamoró de Teseo cuando fue a enfrentarse con el Minotauro y le entregó un ovillo de hilo para que el héroe pudiera encontrar la salida de regreso del laberinto. Sin embargo Teseo la abandonó a las orillas del mar. Ariadna lloraba desesperada e imploraba ayuda a los dioses. Apiadándose de ella apareció Dionisos, quién deseando perpetuar la memoria de la mártir, le quitó la corona de perlas que llevaba en la cabeza y la colocó en el cielo, entonces la perlas se convirtieron en estrellas formandola.

Publicado octubre 29, 2011 por Mery en Mitos sobre constelaciones, Mitos y leyendas

Constelaciones de Invierno   Leave a comment

El encanto del cielo invernal está en la duración de las noches, la limpieza del cielo y la belleza especial de sus estrellas. Tauro y Géminis, junto con la menos visible Cáncer, son las dos constelaciones que reinarán en las noches de invierno

TAURO
La forma de V del grupo de estrellas de Tauro representa los cuernos del Toro mientras que la grupa o el lomo del Toro celeste está formado por la Pléyades, un cúmulo estelar con siete estrellas muy visibles. Haciendo uso de unos prismáticos se pueden ver más de 300 estrellas. Las más importantes son siete; Alcyon, Celene, Taigeto, Pleyone, Asterope y Merope. Las siete hijas de Altlas.
En su conjunto, la constelación de Tauro es la representación mítica de Zeus cuando se transforma en Toro para seducir y raptar a Europa, de la que se había enamorado. Narra el mito, que estando un día Europa en una playa mediterránea recogiendo flores, le llamó la atención un toro de pelo brillante y aspecto majestuoso, que pacía entre los rebaños de su padre. Confiadamente, Europa se acercó al animal y lo acarició, y él dobló las rodillas. Entonces la joven subió a su poderosa grupa y se puso a trenzar guirnaldas en torno a sus cuernos. De pronto el toro se levantó y, saltando al agua, se la llevó mar adentro hasta la isla de Creta, donde se consumó la unión a la sombra de un plátano. De esta unión nació Minos, soberano de Cnosos y fundador de la cultura minoica.
El rapto de Europa


Aplicando el mito del Toro al comportamiento de los nacidos bajo el influjo de este arquetipo celeste, podremos pensar en su gran talento y capacidad de seducción. Las personas de Tauro, bellas, fuertes y lustrosas, se agachan ante los demás y les permiten montarse sobre sus espaldas, para, llevándolos montados en su lomo, demostrarles su gran capacidad de amar.

 

GÉMINIS
Las estrellas más importantes son Castor y Polux. La alfa, Castor, es una estrella séxtuple formada por tres binarias de color blanco verdosas de tipo AB. Polux es la beta, o la cabeza del segundo gemelo. Esta otra es una estrella solitaria de color anaranjado, del tipo K0.
Según el mito griego Zeus se enamoró de Leda y para poseerla se metamorfoseó en Cisne. Esta dio a luz dos huevos de los que nacieron, por un lado, Polux y Helena, tenidos por hijos de Zeus, y, por otro, Cástor y Clitemnestra, considerados hijos de Tindaréo, esposo de Leda.
A pesar de su diferencia de origen, Cástor y Pólux, denominados con un apelativo común del Dioscuro, que significa retoños de Zeus, vivieron siempre relacionados el uno al otro. Eran guerreros, lucharon contra Atenas para recobrar a su hermana Helena y participaron en la expedición de los Argonautas. Entre sus proezas se cuenta el rapto de las hijas de Leucipe lo cual dio motivo a una guerra contra los Afarcidas. En una batalla Cástor murió y Póllux rogó a su padre para que permitiera vivir a su hermano ocupando él su puesto. Tal muestra de amor fraterno conmovió a Zeus, quién autorizó a Polux a compartir con su hermano el privilegio de la inmortalidad, por lo que los Dioscuros viven alternativamente un día cada uno y Zeus los colocó entre los astros formando la constelación de Géminis.

Los dioscuros
Las personas relacionadas con el simbolismo de Géminis gozan de un gran talento y habilidad para resolver las dificultades y saben mostrar el aspecto gracioso de las cosas. Son agudos y hábiles para engañar o para lograr artificiosamente cualquier fin y perciben las cosas con claridad y rapidez, con todos sus detalles, y llegan hasta lo más profundo y oculto de ellas.

 

CÁNCER
Es una de las constelaciones más difíciles de observar pues la magnitud de sus estrellas apenas sobrepasa los cuatro puntos. El objeto más importante no es la estrella alfa sino la épsilon, que es un cúmulo estelar abierto que contiene cientos de pequeñas estrellas.
El mito está relacionado con el cangrejo que lanzó Hera contra Heracles cuando éste combatía con la hidra de Lerne. Pero la simbología de Cáncer está ligada al simbolismo de la Luna.
Detrás del Sol, la Luna es el astro que mayor influencia ejerce sobre este planeta y sobre los seres vivos que lo habitan. La luminosidad de la Luna produce un notable crecimiento en la vida orgánica y su magnetismo es tan poderoso que mueve las grandes masas de aguas de los océanos, produciendo las mareas. Por ser la responsable directa de los movimientos de las aguas, se la asocia con los líquidos, el agua y el uso que hacemos de ella. El agua, en lenguaje simbólico, representa las energías inconscientes, las potencias informes del alma, las motivaciones secretas, las sugestiones o las nostalgias.
La Luna, por ser lo mas cercano o lo mas conocido, simboliza a la madre, la familia, el hogar, lo mas próximo, lo cotidiano, lo de todos los días, el círculo en el que nos movemos ordinariamente. Como la madre o la familia, representa al pasado, de donde venimos, lo retrospectivo, lo que queda registrado en la memoria, los recuerdos y las añoranzas.
La Luna
Las personas asociadas a este simbolismo lunar de Cáncer suelen padecer cambios de sentimientos que pueden alterar el curso de su existencia afectiva. Suelen estar sujetos a frecuentes cambios de humor o vivir una serie de altibajos periódicos que fluctúan desde la alegría más desmesurada hasta la tristeza más profunda.

OTRAS CONSTELACIONES

Orión
Si dirigimos nuestra mirada hacia el sur, podremos observar una de las más bellas constelaciones de invierno, Orión, compuesta por 7 estrellas muy visibles y otras 31 de menor visibilidad. Esta gran constelación posee dos estrellas muy separadas y luminosas arriba, tres más próximas en el centro y otras dos separadas en la parte inferior. Las de arriba son; la de la izquierda Beltegeuse y a la derecha Bellatrix. Las tres del centro son conocidas como las tres Marías, y de las dos de abajo, la de la derecha es Rigel y la de la izquierda es la Saph.
En el mito griego Orión es hijo de Poseidón y Gea, pertenece a la generación de los gigantes y fu célebre por su belleza y su pasión por la caza. Se dedicaba a exterminar las bestias malignas. Artemisa le envió un escorpión para exterminarlo y después de su muerte fue colocado en el cielo al lado del Toro. En el libro de las estrellas de Alfonso X el Sabio se habla de esta constelación con el nombre de Urión, el que se pone delante del uro, el toro.
Esta constelación, situada entre Tauro y Geminis tiene una de las estrellas más importantes y usadas por los astrólogos árabes de la antigüedad.
Desde la tradición se utilizan las mansiones lunares para unas actuaciones astrológicas muy particulares, como es la astrología eleccional. La elección de momentos oportunos para las diferentes actividades agrícolas y sociales.

Can Mayor

A la izquierda de Orión aparece una estrella muy brillante, la más brillante del hemisferio norte. Se trata de Sirio, la alfa del Can Mayor. Esta estrella tuvo una importancia fundamental para la cultura egipcia, pues su salida antes del amanecer señalaba las crecidas del Nilo. Gracias a esta estrella los egipcios conocieron un mecanismo gigante que evitaba las catástrofes y que les permitía prepararse con antelación a esa venida de aguas que lo inundaban todo y dejaban las tierras abonadas con el nuevo limo para después sembrar.

Auriga
La estrella más importante de este conjunto era Cabra; cuyo posterior nombre será Capella. Esta estrella nos recuerda el mito de la Cabra Amaltea, la que dio de amamantar a Zeus. El cuerno de este fabuloso animal se convirtió en el Cuerno de la Abundancia.
En la tradición castellana se la conocía como el hombre que lleva las riendas y se contaban en esta constelación 14 estrellas. De todas ellas la más importante es la alfa Capella y la beta es Menkalinam.

Perseo, Andromeda y otros.

Así dice este mito en sus rasgos esenciales, mito que debe tener una gran antigüedad, aún cuando las fuentes que de él nos informan son relativamente recientes. Su interpretación dio ya mucho que hacer a los antiguos, y no menor es la discrepancia de opiniones que reina entre los modernos. No parece muy verosímil la hipótesis de que medusa sea la luna llena, a la que da muerte el victorioso héroe solar Perseo, o sea que ante los rayos de éste la luna se apaga. Más seductora es la suposición de que medusa representa el nublado que en su seno lleva la destrucción, y que el sol victorioso disipa desde el cielo. En ambos casos, es indudable que el mito representa poéticamente fenómenos naturales.

A este núcleo primordial se añadieron más tarde otras leyendas que nos cuentan de otras aventuras y hazañas de Perseo. La más conocida entre ellas es la liberación de Andrómeda, asunto que Euripides trató en una tragedia y que ha sido frecuente motivo de inspiración para poetas y artistas. He aquí un resumen de la historia: Casiopea era esposa de Cefeo, rey de Etiopía. Habiendo presumido de ser más bella que las Nereidas, suplicaron éstas a Posidón que las vengara. Accedió el dios al ruego de las Nereidas, y no sólo flageló el país con terribles inundaciones, sino que le envió además un horroroso monstruo marino, que devoraba hombres y ganados. El oráculo de Ammon indicó como Unica salvación posible que la hija del rey, Andromeda, fuera entregada a la voracidad del monstruo. Tras mucha resistencia cedió al fin el rey a las súplicas de su pueblo y mandó que Andrómeda fuera encadenada a una roca que se levantaba sobre el mar. En tal situación la encontró Perseo cuando regresaba de su aventura con Medusa. Corrió al instante en su ayuda, lanzándose como rayo sobre el monstruo marino, dio muerte a este y liberó a la horrorizada Andrómeda, que se unió con su salvador. Autores más recientes, que por lo visto creían que esta aventura discurría demasiado lisamente, imaginaron añadir un nuevo escollo a la unión de Andromeda y Perseo, e hicieron que éste, para entrar en posesión de la doncella tuviera que sostener un combate con el hermano del padre de ésta, Fineo, al que anteriormente había sido prometida. Así lo premetieron ellos y así sucedió.

Y cuentan que Neptuno transformó a Casiopea y a Cefeo en constelaciones. Y que cuando Andrómeda murió, los dioses la convirtieron también en constelación. Y años mas tarde, también Perseo lo fue y desde el cielo contemplan juntos las costas de Etiopía.

Publicado octubre 29, 2011 por Mery en Mitos sobre constelaciones

Constelaciones de otoño   Leave a comment

Las constelaciones zodiacales que se pueden observar al anochecer durante el otoño son Capricornio, Acuario, Piscis y Aries. Por encima de éstas se observa el Águila, el Cisne y Pegaso.

CAPRICORNIO
Cuentan los antiguos mitos que Cronos el planeta Saturno que mide el tiempo- se tragaba a todos los hijos que tenía fruto de su relación con Cibeles. Pero Cibeles cuando alumbró a Zeus/Júpiter lo sustituyó por una piedra disimulada con ropas, ofreciéndoselo a su esposo que se lo tragó sin preocuparse. De esa manera Zeus se salvó y fue trasladado clandestinamente a la isla de Creta. Durante su niñez Zeus tuvo como nodriza a la cabra Amaltea, quien lo alimentó con su excelente leche. Esta cabra era un extraordinario animal cuya sola vista infundía temor incluso a los inmortales. Zeus/Júpiter nunca olvidó a su opulenta nodriza cuya leche le alimentó durante mucho tiempo. Tampoco olvidó que en su tierna infancia, dedicado a los juegos con este animal, le arrancó uno de sus hermosos cuernos. Para compensar este daño y demostrar su gratitud a su ama de cría, Zeus la elevó al rango de las constelaciones celestes.
Con su piel, que ninguna flecha podía atravesar se fabricó la temida égida, la coraza que usó Zeus en la guerra contra los Titanes y que luego donó a su hija Palas Atenea. Con esta armadura, Atenea también derrotó a Ares, dios de la guerra.
La cabra Amaltea
De esta simbología celeste se deduce que los nativos de Capricornio tienen la piel dura como la cabra Amaltea. Son personas resistentes y como la cabra, poseen una ambición sostenida que les lleva a perseguir el ascenso. Tienen un talante protector y ocultan una afectuosidad rigurosamente discriminativa y una ternura profunda que sólo despliegan con el tiempo a aquellos que aman.

ACUARIO
El mito de Acuario tiene dos leyendas. La primera lo asocia con Ganímedes. Ganímedes, en su forma primitiva, representaba a la divinidad encargada de esparcir sobre la tierra las aguas del cielo. Los astrónomos antiguos lo identificaron con Acuario. Su imagen se representaba como un adolescente tocado con el gorro frigio y vestido con una simple capa sobre los hombros. Zeus tuvo que partir en busca de un nuevo copero hasta que llegó al reino de Frigia donde habitaba Ganímedes. Cautivado por su belleza, Zeus quiso convertirlo en su favorito, para lo que se transformó en águila, lo raptó y se lo llevó al Olimpo, donde se convirtió en el copero de los dioses. Como muestra de amor y agradecimiento por su servicio, Zeus lo colocó entre las constelaciones escanciando el néctar desde el cielo.
El otro mito se relaciona con Aristeo o Pan, nombres distintos para una misma divinidad. Arsiteo es el nombre que se daba al dios Pan en Tesalia, mientras que el Pan de Misia, en Asia Menor, era Príapo. Según la leyenda Aristeo era hijo de Urano y Gea, o bien de Apolo y Cirene. Creció bajo los cuidados del centauro Quirón, y fue instruido por él en el arte de la Medicina y en el adivinatorio.
El dios Pan
De estos dos mitos se pueden extraer pautas de comportamiento que nos permiten conocer un poco a las personas de Acuario. Al igual que el mito, las reacciones ante los embates de la vida de los Acuario son absolutamente imprevisibles, incluso para ellos mismos. Pero quizás lo más destacable es la emulación de Pan que les lleva a divertirse asustando, alarmando o dando sorpresas, como ellos dicen.

PISCIS
Los peces mitológicos son la representación de los animales marinos que transportaron a Afrodita y a Eros, su hijo, cuando la diosa, perseguida por Tifón, fue llevada lejos del Eufrates. Cuenta el viejo mito que Tifón era un ser monstruoso, que era más alto que las montañas de Tesalia, como dedos tenía cien cabezas de dragones, de cintura para abajo estaba rodeado de víboras, su cuerpo era alado y sus ojos desprendían llamas. Un día este horroroso ser decidió escalar el monte Olimpo. Cuando los dioses del Olimpo lo vieron, quedaron aterrorizados, sólo Zeus y su hija Atenea le hicieron frente, mientras los demás dioses huyeron despavoridos. Afrodita y su hijo se quedaron quietos de terror y al ver a la diosa del amor, el terrible y gigantesco ser se enamoró de ella y se lanzó en su persecución. Zeus lanzó sus rayos con garfios y lo derrumbó estruendosamente, tiempo suficiente para que Afrodita tomara a su hijo en brazos y emprendiera su huida. Pero Tifón la persiguió hasta las orillas del Eufrates, donde dos grandes peces pasaron a la diosa del amor con su hijo a la otra parte del río. Por este servicio a Afrodita, fueron colocados en el cielo y hoy día forman lo que conocemos como Piscis.
La huida de Venus
Los Piscis ayudan a las divinidades del amor, o lo que es lo mismo, son fieles servidores del amor, ayudan y se interesan por las personas enamoradas y también por las debilitadas. Por eso su manera de percibir las cosas suele tener un tinte sentimental y algo exagerado.

ARIES

El mito del Carnero enlaza con el Vellocino de Oro. Era el famoso animal inmolado a Zeus y transportado por éste al cielo. Narra el mito, que en tiempos muy remotos, Frixo y Hele, los hijos del rey beocio Atamante, eran blanco de las iras de su madrastra. Por aquel entonces una terrible peste amenazaba el país, y el oráculo al que todos se dirigían en los momentos críticos, contestó que la única manera de apaciguar la cólera divina era inmolando a los últimos descendientes de la casa real. Frixo y Hele eran los indicados para el sacrificio, pero cuando les iban a sacrificar, una nube espesa envolvió a las víctimas y un carnero los transportó por los aires.
En el mito el carnero es posteriormente sacrificado a Zeus y su vellocino colgado en un zarzal, de una selva consagrada a Marte. Un dragón vigilante se encargaría de devorar a cuantos tengan la tentación de poseerlo. Sin embargo, también se dice que Zeus estuvo tan satisfecho de aquel sacrificio que prometió la felicidad y la abundancia a los que lograran poseer el Vellocino de Oro.
El cordero pascual
El cordero pascual, representado en esta constelación, es símbolo de la primavera, de los primeros brotes, de la fuerza de la naturaleza que rompe la superficie de la tierra para ver la luz. Quizá por ello los Aries siempre son los primeros en sacar la cabeza.

LO QUE HAY QUE VER
Si tenéis la oportunidad de mirar el cielo nocturno en estas fechas del año, en una noche despejada de nubes y sin Luna, dirigiendo la mirada hacia el sureste, podrás observar un astro muy luminoso y brillante que destaca mucho sobre las demás estrellas del cielo. Este punto luminoso es el planeta Júpiter que nos orienta para conocer el resto de las estrellas que lo rodean. Una vez localizado este cuerpo brillante, que sobresale entre los demás, podemos dirigir la mirada un hacia la derecha y encontraremos dos estrellas de color amarillento que forman la cabeza y los cuernos de Capricornio, la de arriba es Algedi y la de abajo Dabih.
A media distancia entre Júpiter y esas dos estrellas observamos otro par de estrellas esta vez en horizontal, una al lado de otra. Forman la cola de Capricornio, la de la derecha es Nashira y la de la izquierda Deneb Algedi.
Si dirigimos la mirada un poco hacia arriba y a la izquierda aparece otro par de estrellas, Sadalmelik, la alfa de Acuario y la segunda, a la izquierda Sadachbia, la gamma de Acuario. Más a la derecha de estas dos y en línea hacia las estrellas de la cabeza de Capricornio, hay dos estrellas que forman el brazo de Acuario. La primera, cercana a Sadalmelik, es Sadalsund y la que está por encima de Algedi, es Alabalí, la primera estrella de Acuario.
Si dirigimos de nuevo la mirada hacia Júpiter podemos observar un grupo de seis o siete estrellas que forman el primer pez de la constelación de Piscis. Levantando la cabeza y se pueden observar dos de las tres estrellas principales de Aries, pero fijando un poco más la vista aparecen tres estrellas. Hamal la alfa de Aries, es la más brillante y se encuentra a la izquierda, un poco a la derecha y hacia abajo está Sheratán, de color anaranjado como la anterior, y un poco más abajo y a la derecha se ve a Mesartím.
Más abajo de este grupo de tres estrellas destaca una más brillante que no es tal, sino el planeta Saturno que transita en estos momentos por debajo de ellas. Un poco más abajo de Saturno destaca Alrisha, la alfa de Piscis.
Girando un poco la cabeza a la izquierda, siempre levantada, aparecen las Pléyades, que son un pequeño grupo de estrellas que resaltan sobre las demás. Y por último, un poco más abajo de las Pléyades podréis observar un grupo de estrellas en forma de V y en el extremo izquierdo, Aldebarán, el ojo de Tauro

Publicado octubre 29, 2011 por Mery en Mitos sobre constelaciones