Archivo para la categoría "SETI"

Señales interesantes   Leave a comment

Los astrónomos, a lo largo de los años, han encontrado algunas señales que podían ser indicio de una civilización extraterrestre.

Quizás la señal más impresionante fue recibida la noche del 15 de agosto de 1977 por el radiotelescopio Big Ear en la Universidad Estatal de Ohio.

Señal WowCuando Jerry Ehman, el astrónomo encargado revisó los registros de la computadora, quedó tan asombrado por lo que encontró, que escribió Wow! en el papel. Desde entonces esta señal se conoce como la señal “Wow”.

Sin embargo, esta señal es una evidencia muy débil, ya que no se ha repetido, a pesar de que el lugar del que provenía ha sido explorado con distintos radiotelescopios varias veces en los últimos años, y es de esperarse que se encontrarían señales similares en ese lugar o cerca de allí. Pero no se han encontrado señales ni siquiera mil veces menores, incluyendo el Very Large Array en Socorro, New Mexico, el grupo de radiotelescopios más grande del mundo.

¿Que es lo que hizo a esa señal tan asombrosa?

Fue una señal de gran potencia, que no parece haber provenido de la Tierra o parte de interferencia terrestre, y que gradualmente aumentó de potencia y luego disminuyó su potencia, conforme el radiotelescopio iba rastreando esa zona del cielo.

SETI MexicoTodas estas características la convirtieron en la mayor y mejor señal de la historia.

Anuncios

Publicado noviembre 16, 2011 por Mery en SETI

Mensajes enviados desde la tierra   Leave a comment

Desde la invención del radio hemos estado mandando señales al espacio exterior, anunciando que estamos aquí. Hemos mandado señales de radio, radar y televisión, en muchas frecuencias, potencias y direcciones.

El Mensaje Drake

RadiotelescopioSin embargo, solo un mensaje ha sido enviado adecuadamente desde la Tierra con el propósito específico de contactar a seres de otros mundos. Este mensaje fue diseñado por el Dr. Frank Drake en 1974, para conmemorar la remodelación del radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico.

Con adecuadamente me refiero a un mensaje de potencia adecuada, con la calidad de señal adecuada y la frecuencia adecuada. Tenía una potencia 10 millones mayor a la del sol para la frecuencia en particular en la que fue enviada, que fue de 2380 MHz. Tuvo una potencia 1 millón de veces mayor que la típica estación de TV.

El mensaje fue mandado solo una vez, hacia un grupo de 30,000 estrellas en la constelación de Hércules, a 25,000 años luz, llamado el Gran Cúmulo (Messier 13). Este cúmulo está en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. La duración de la transmisión fue de poco mas de 3 minutos, pero se espera que pase por otras 30 estrellas en su camino.

La señal se compone de 73 grupos de 23 caracteres cada uno. Se puede acomodar en una matriz de 73 renglones por 23 columnas, para hacer la gráfica a continuación, con los “1” representando gráficos y los “0” representando espacios en negro.

La descripción del mensaje es la que sigue:

(De arriba a abajo y de derecha a izquierda:)

  • Los números del 1 al 10 en binario (se leen de abajo hacia arriba).
  • Los números atómicos del hidrógeno, carbono, nitrógeno, oxígeno y fósforo, los cuales son los elementos químicos básicos de la vida en la Tierra.
  • Las fórmulas de las moléculas que componen el ADN.
  • El número de moléculas del DNA.
  • Un dibujo de la doble hélice del ADN.
  • Un dibujo simplificado de un hombre.
  • La población aproximada de la Tierra en 1974 (aproximadamente 3,800 millones).
  • Un esquema simplificado del sistema solar, con el sol hasta la derecha, una escala muy simple de los planetas y la Tierra ligeramente desalineada. Cada planeta está en el orden de distancia con respecto al Sol.
  • Un dibujo del radiotelescopio de Arecibo.

La señal constó de 1679 bits, y uso modulación por desplazamiento en frecuencia. Esto es, la frecuencia de movió unos 10 Hz arriba y abajo de la frecuencia de 2380 MHz para representar los “0” y “1”.

El Pioneer 10

Placa PioneerOtro mensaje fue mandado desde la Tierra, pero no utilizó ondas de radio, sino fue cargado por un mensajero único y peculiar: la sonda espacial Pioneer 10. Este mensaje fue grabado en una placa de aluminio anodizado en oro. Otra placa igual es llevada por el Pioneer 11. El diseño de la placa fue hecho por el Dr. Carl Sagan, y tenía la intención de mostrar como somos y nuestra ubicación en la galaxia a seres bien informados que pudieran encontrar la placa.

El Pioneer 10 fue lanzado al espacio el 2 de marzo de 1972 y ahora está a más de 11 mil millones de kilómetros de la Tierra. Es el primer objeto fabricado por el hombre que ha salido del sistema solar.

Otros mensajes

  • Muchos aficionados han mandado señales por radio usando antenas parabólicas y radiotelescopios caseros.
  • Los locutores de radio han “mandado mensajes” por décadas, esperando que inteligencias extraterrestres los reciban y hagan contacto.
  • Algunas personas intentan métodos menos ortodoxos desde el punto de vista científico, como el de la telepatía, bajo el supuesto de que los extraterrestres hacen uso de ella.

Publicado noviembre 16, 2011 por Mery en SETI

¿Cómo es una señal extraterrestre?   Leave a comment

Radio

RadiotelescopiosActualmente estamos buscando civilizaciones extraterrestres. Suponemos que deben de estar usando el radio para comunicarse, pues es relativamente fácil de usar y construir, de forma versátil y sin gastar demasiada energía, y puede llevar mucha información (como la voz) de manera sencilla. Además, una señal de radio no pierde demasiada potencia por ruido o absorción al viajar por el espacio, así que es una buena forma de detectarlos. Es más fácil detectar una fuente de señales de radio con un radiotelescopio que ver una  fuente de luz con un telescopio. Estas señales pueden contener radio, TV, teléfono, etc. o ser señales enviadas deliberadamente por extraterrestres tratando de contactar otras civilizaciones.

Potencia

Todas las señales de radio tienen una cierta potencia. Por ejemplo, cuando una estación de radio transmite con 100,000 watts de potencia, esta es una medida de la cantidad de potencia que lleva la señal de radio. Supongamos que en otro planeta tuviéramos esta estación de radio y quisiéramos detectar esta señal desde la Tierra. Mientras más lejos esté ese planeta más potencia se perdería, así que para detectarlo mejor necesitamos un radiotelescopio más grande. Esta es una limitante que tenemos actualmente para el descubrimiento de una señal de una civilización extraterrestre. Se ha pensado en construir un radiotelescopio en la Luna, usando uno de sus cráteres como disco parabólico, y podría usarse entre otras cosas para buscar señales de civilizaciones extraterrestres, pero eso no sucederá por varias décadas.

Frecuencia

RadiotelescopioEn la Tierra se transmiten señales de radio en todas las frecuencias. Podemos suponer que en un planeta como el nuestro también se emiten señales en todas las frecuencias, así que debemos de buscar en todas las frecuencias. En muchas de estas frecuencias encontramos mucho ruido, del ambiente, la atmósfera, o la misma galaxia, pero hay un rango de frecuencias en donde hay poco ruido. Este es un buen lugar para iniciar la búsqueda. Por diversas razones hay convenios internacionales para que no se transmita entre 1420 y 1427 MHz, que es el rango de frecuencias donde es más probable que encontremos una señal extraterrestre.

Tiempo y distancia

Las señales de radio son, al igual que la luz, ondas electromagnéticas. Al viajar en el espacio, que es esencialmente vacío, viajan a la velocidad de la luz en el vacío, es decir 300,000 Km/s. Por lo tanto, una señal de radio tarda 5 años en llegar a una estrella a 5 años luz. Si nos detectaran en un planeta de esa estrella también una señal tardaría 5 años en regresar, así que el tiempo total para la comunicación sería de 10 años.

Publicado noviembre 16, 2011 por Mery en SETI

El proyecto SETI se queda sin fondos : Adiós a la búsqueda e   Leave a comment

El proyecto que busca vida extraterrestre SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) utilizando radiotelescopios desde 1960 para captar señales provenientes del espacio, suspendió temporalmente la actividad de su telescopio Allen Telescope Array (ATA) por falta de fondos. Allen Telescope Array fue construido gracias a dinero donado al SETI Institute. La mayoría del dinero lo donó el co-fundador de Microsoft, Paul Allen. El telescopio está situado en California y cuenta con 42 antenas receptoras. Las operaciones de ATA entraron en etapa de hibernación hasta conseguir nuevas inversiones. Durante esta etapa, se realizarán los mantenimientos correspondientes pero no se harán nuevas observaciones. Desde el SETI, informaron que el telescopio no sólo busca vida alienígena, también estudia todo tipo de ondas intergalácticas. De esta manera, se utilizó para rastrear basura espacial, estudiar hoyos negros y otros fenómenos del espacio. Por eso, el instituto espera poder reactivar las operaciones de ATA en poco tiempo. Por falta de fondos que puedan sufragar las actividades, el Instituto SETI se ha visto obligado a poner en “hibernación” el uso del Allen Telescope Array (ATA), el famoso radiotelescopio encargado de estudiar el comportamiento de las estrellas y la búsqueda simultánea de inteligencia extraterrestre. La noticia no es un adiós definitivo ni mucho menos, simplemente se pasa a buscar nuevas fórmulas de financiación para continuar con el proyecto. ATA representaba actualmente el mayor esfuerzo del hombre por la búsqueda de anomalías que indiquen la existencia de “ETs”. Un esfuerzo que se había sufragado en conjunto entre el Instituto SETI y el Laboratotio de la Universidad de California, Berkeley. Situado en el observatorio astronómico de Hat Creek, se encontraba en construcción tras finalizar la primera fase con 42 antenas (una vez terminado consistirá en 350 antenas), las cuales ya se encontraban en funcionamiento desde el 2007. Entre los inversores estaba Paul Allen, co-fundador de Microsoft, quién había ofrecido inicialmente 25 millones para el proyecto. Junto a Allen se encontraban también la Fundación Nacional de la Ciencia así como otros donantes particulares. Ahora y tras los recortes por parte del Estado de California y la NSF, lo que se buscará serán nuevas fórmulas de financiación. Aún así, no todo son sombras en el proyecto. Franck Marchis, del Instituto de California, afirmó recientemente que las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos habían estado realizando un seguimiento a los desechos que se encuentran en la órbita alrededor del planeta a través de ATA. Esto podría ser el principio de una nueva vía para el proyecto, integrándose dentro del programa de la Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. “El futuro de ATA puede depender del programa de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. Desgraciadamente, a causa de las turbulencias en la financiación reciente, no se ha podido tomar una decisión con tiempo suficiente para poder mantener el observatorio en funcionamiento. Desde el 15 de abril el observatorio está en hibernación y todos los equipos han tenido cuidado de asegurarse de que nada se deteriore con el tiempo” Aun así, el “parón” al que se ve sometido el proyecto no podría haber llegado en un peor momento. Esta primavera se anunció la posibilidad de existencia de 1.235 nuevos planetas, todos observados a través de un telescopio del satélite Kepler. Muchos de ellos tendrían el tamaño de la Tierra, con temperaturas adecuadas para el agua líquida, un requisito indispensable para la vida tal y como la conocemos. Una pena que, al menos de momento, el proyecto se encuentre parado, ya que probablemente era el mayor esfuerzo del hombre por saber si estamos o no solos en el Universo. Finalizo con las propias palabras de Seth Shostak, astrónomo de SETI, sobre la suspensión del proyecto: “Es irónico que después de tantos años y en un tiempo como el actual donde podemos descubrir planetas, no tengamos fondos operativos para escuchar. Tenemos la radio, las antenas, pero no podemos funcionar sin los fondos. Honestamente, si todo el mundo contribuyera con sólo 3 céntimos de dólar extra de sus impuestos, el mundo podría saber si tenemos compañía cósmica”

http://cienciayenigmas.blogspot.com/2011/05/el-proyecto-seti-se-queda-sin-fondos.html

 

Publicado noviembre 2, 2011 por Mery en SETI

SETI después de la NASA   Leave a comment

La cancelación del programa SETI de la NASA en 1993 fue un duro golpe para la comunidad SETI. Aunque HRMS era un pequeño programa para lo habitual en la NASA, empequeñeció a todos los demás esfuerzos SETI combinados. Mientras NASA era parte de SETI, estaba claro que era el jugador dominante, y su marcha dejó un vacío difícil de llenar.

Aún así, NASA nunca fue el único patrocinador de SETI. En la sombra de HMRS crecieron una gran variedad de grupos privados que dedicaron sus recursos a SETI, y algunas veces unieron sus fuerzas con la NASA. Cuando HRMS fue cancelado inesperadamente, estos grupos se movieron para salvar lo que pudieran y preservar la investigación SETI. Dos de estas organizaciones privadas se levantaron para ocupar un papel de liderazgo y salvar a SETI en los tiempos difíciles: El Instituto SETI, situado en el Silicon Valley de California del Norte, y The Planetary Society, basado en Pasadena.

El Instituto SETI se fundó en 1984 para patrocinar y realizar investigación sobre SETI y la vida en el universo. El Instituto incluyó entre sus fundadores y patrocinadores algunos veteranos de SETI como Frank Drake del Proyecto Ozma y su colega Delfín Bernard Oliver. Pero tambien incluyó una nueva generación de investigadores como Jill Tarter y Seth Shostak. La mayoría de los proyectos iniciales del Instituto eran financiados por la NASA, y jugó un papel importante en el programa de búsqueda orientada que se situó en el cercano Moffett Field del Ames Research Center de la NASA.

Cuando HRMS se canceló en 1993, el Instituto SETI se movió para salvar la búsqueda orientada, y se convirtió en su principal sponsor. Rápidamente adquirió gran parte del equipo SETI de la NASA, y estableció su propio proyecto con fondos privados. En Febrero de 1995 lanzaron su Proyecto Phoenix, una búsqueda orientada muy avanzada basada en el difunto programa de la NASA.

Para su búsqueda, los científicos de Phoenix recopilaron una lista de las 1000 estrellas con más probabilidades de albergar civilizaciones alienígenas. Eran en su mayoría estrellas similares al Sol a distancias de menos de 200 años luz de la Tierra y con más de tres mil millones de años, así como las estrellas más cercanas sin importar el tipo. Cuando se descubre que una estrella tiene planetas, tambien se añade a la lista. Cada estrella apuntada se puede registrar en busca de señales en cualquier longitud de onda entre 1000 y 3000 Mhz.

Por comparación, el ahora popular SETI@home busca una banda de frecuencias de sólo 2,5 megahercios, que es sólo una milésima de la capacidad de Phoenix. Los computadores de Phoenix analizan este enorme ancho de banda con una resolución muy fina, y pueden reconocer una señal con un ancho de sólo 0.7 Hz. Esto es crucial para reconocer señales inteligentes, porque no se conocen señales naturales con una amplitud menor a 300 Hz.

El proyecto Phoenix es una operación móvil. Su avanzada electrónica, hecha a medida, se guarda en un gran camión, que puede desplazarse a cualquiera de los grandes observatorios de radio del mundo. Su primera parada fue el disco de 64 ms en el Observatorio Parkes, en Australia, y en Septiembre de 1996 se trasladó al National Radio Astronomy Observatory en Green Bank, West Virginia. Allí compartió el tiempo durante un año y medio en el disco de 43 metros, a muy poca distancia del disco de 85 pies (26 metros) que utilizó Frank Drake en el pionero Proyecto Ozma. Desde 1998 el Proyecto Phoenix está situado en Arecibo, Puerto Rico, donde utiliza el radiotelescopio de 305 metros, el mayor del mundo.

Como búsqueda orientada, Phoenix puede controlar estrellas particulares con una precisión no igualada por otras búsquedas. Trabajando en tiempo real con otros observatorios alrededor del mundo, puede ofrecer una verificación inmediata de cualquier señal que detecte. Esto es importante porque ayuda a eliminar posibles interferencia terrestres, y porque las señales del espacio profundo pueden desaparecer rápidamente debido a la variaciones interestelares. Su mayor limitación es que tiene que compartir tiempo de observación con otros proyectos de radioastronomía en los grandes observatorios. En Arecibo, por ejemplo, sólo puede ejecutarse en 20 sesiones de 12 horas cada 6 meses, lo que significa que sólo funciona una parte del tiempo. Aún así, después de casi 7 años de observación, el Proyecto Phoenix es cada vez más fuerte.

Mientras el instituto SETI continuaba la búsqueda orientada del HRMS, The Planetary Society optó por un acercamiento a SETI diferente en los años post-NASA. Incluso antes de la cancelación de HRMS , The Planetary Society había mostrado claras preferencias por la búsqueda de todo el cielo en lugar de la búsqueda orientada.

Esta aproximación reflejaba el punto de vista de Bruce Murray, el futuro presidente de The Planetary Society, que argumentaba que no deberíamos dar nada por hecho sobre la naturaleza de las civilizaciones alienígenas, y que por ello no deberíamos limitar nuestra búsqueda sólo a estrellas que nuestra sensibilidad humana considerara habitables. Como director del Jet Propulsion Laboratory de 1976 a 1982 Murray fue el mayor responsable de establecer el concepto de búsqueda por todo el cielo en el proyecto SETI del JPL.

The Planetary Society, a diferencia del Instituto SETI que concentra sus esfuerzos en una única búsqueda altamente sofisticada, reparte sus recursos entre varios grupos que intentan diferentes técnicas. Desde principios de los 80 la Sociedad ha apoyado varios intentos SETI dirigidos por Paul Horowitz de la Universidad de Harvard. En Octubre de 1995, con la financiación de The Planetary Society, Horowitz inició el proyecto BETA -una búsqueda de todo el cielo en el rango de frecuencias de el agujero de agua. BETA, del inglés Ensayo Extra Terrestre de un Billón de canales, está situado en el Observatiorio Harvard-Smithsonian en la ciudad de Harvard, Massachusetts, donde utiliza el radiotelescopio de 26 metros. BETA había completado varias exploraciones del cielo visible de Harvard cuando el disco resultó dañado por una tormenta en marzo de 1999, hoy día ya reparado.

Desde 1996 The Planetary Society ha apoyado tambien al proyecto SERENDIP, una búsqueda por radio de todo el cielo dirigida por Dan Werthimer de la U.C. Berkeley. Al igual que el proyecto Phoenix, el receptor de SERENDIP está situado en el Observatorio de Arecibo, pero a diferencia de Phoenix no necesita esperar las costosas franjas de observación. En lugar de ello, está permanentemente situado sobre el disco de Arecibo, buscando en la misma parte del cielo hacia la que apunta el disco y moviéndose por el cielo con la rotación de la Tierra. Aunque este método no es adecuado para una búsqueda orientada, funciona bien para una exploración completa del cielo.

Una derivación de SERENDIP es el exitoso Proyecto SETI@home -el proyecto de computación distribuida que envía paquetes de señales de radio a millones de usuarios de todo el mundo, que utilizan sus computadores personales para analizar los datos en busca de una señal alienígena. Cuando los fundadores de SETI@home buscaban un esponsor en 1998, The Planetary Society se adelantó y ofreció el dinero necesario. Desde entonces la Sociedad ha sido el esponsor principal.

SETI@home utiliza los datos captados por el receptor de SERENDIP, pero se centra en un ancho de banda muy estrecho, centrado en los 1420 Khz de la línea de hidrógeno. Con más de tres millones de computadores personales a su disposición, SETI@home puede analizar sus datos con una profundidad impensable con métodos más convencionales. Como SERENDIP, el proyecto está situado en la UC. Berkeley y es dirigido por el director David Anderson y el jefe científico Dan Werthimer.

The Planetary Society tambien ha ido más allá de las búsquedas por radio, financiando proyectos de SETI Óptico que buscan señales de láser concentrado provenientes de las estrellas. En 1998 comenzó a apoyar dos búsquedas orientadas, situadas en Harvard y en UC Berkeley, que buscan breves cambios en la luz procedentes de las estrellas candidatas. La Sociedad ha complementado estos proyectos financiando la construcción del mayor observatorio del mundo dedicado a SETI Óptico, en Harvard, Massachusetts, en el 2002.

Publicado noviembre 2, 2011 por Mery en SETI

SETI va a Washington   Leave a comment

Desde sus inicios, MOP se enfrentó a un camino dificultoso. Ya en 1979 el senador William Proxmire lo galardonó con su famoso premio Golden Fleece Award, dado a programas derrochadores patrocinados por el gobierno federal. En 1982 Proxmire intentó cortar los fondos federales para MOP a través de enmiendas legislativas, amenazando con poner fin a todos los esfuerzos realizados.
La amenaza se sorteó gracias a la intervención a tiempo de Carl Sagan, quien se encontró personalmente con el senador y le convenció de que la búsqueda de SETI valía la pena. Sagan presentó una petición en soporte de SETI firmada por muchos de los mejores científicos mundiales, incluidos siete premios Nobel. La publicidad y el prestigio que generó Sagan mantuvieron el programa SETI de la NASA en marcha durante otra década.

El 12 de Octubre de 1992, 500 años después del día en que Colón pisó el Nuevo Mundo, las dos búsquedas de NASA se iniciaron finalmente. La búsqueda de Ames empezó a registrar sus 800-1000 estrellas objetivo desde el radiotelescopio de 305 metros de Arecibo, Puerto Rico, el mayor disco del mundo. El programa de JPL empezó a mapear los cielos usando el disco de 34 metros del Deep Space Communications Complex en Goldstone, en el desierto de Mojave. Las búsquedas tambien recibieron una nueva denominación de la NASA: High Resolution Microwave Survey (HRMS-Búsqueda de Microondas en Alta Resolución).

Ambas búsquedas utilizaron la más avanzada tecnología disponible. La búsqueda orientada analizaría el espectro entre 1 y 3 Ghz buscando señales de banda estrecha. Para conseguir esto, su Analizador de Espectro Multi Canal (Multi Channel Spectrum Analyzer) analizaría un ancho de banda de 20 Mhz en todo momento, partiéndolo en 20 millones de canales de 1 Hz, y buscando señales en anchos de banda entre 1 y 28 Hz.

Al JPL se le encargó buscar en todo el cielo frecuencias entre 1 y 10 ghz. Esta enorme banda de 9 Ghz se analizaría con el Analizador de Espectro de Amplia Banda (Wide Band Spectrum Analyzer), diseñado para registrar un ancho de banda de 320 Mhz simultáneamente, y dividirlo en dieciséis millones de canales de 20 Hz. Crearía un mosaico de 25,000 partes que cubrieran la totalidad del cielo nocturno. Si consideramos que 15 años antes Big Ear buscaba sólo en 50 canales, obtendremos una idea de la magnitud de los desarrollos tecnológicos alcanzados.

Pero menos de un año después del inicio, ambas búsquedas terminaron de repente e irrevocablemente., víctimas de una nueva ola de recortes presupuestarios en el congreso. Esta vez fue el senador Richard Bryan de Nevada el que dirigió la carga contra los gastos gubernamentales en SETI. La Búsqueda del Gran Marciano, dijo, debe finalmente terminar. Hasta hoy se han gastado millones y todavía no hemos encontrado un solo hombrecillo verde. Ni un sólo Marciano nos ha dicho que le llevemos a nuestro líder, y ni un sólo platillo volante a pedido ser aprobado por la FAA.

Después de una inversión de 60 millones de dólares en 23 años, y menos de un año de operación, el proyecto SETI de la NASA estaba inesperadamente muerto. Aún así, y a pesar del tremendo descontento de los entusiastas de SETI causado por la cancelación de la búsqueda más ambiciosa jamás realizada, podemos decir que el HRMS no murió en vano. Los enormes recursos de la NASA permitieron importantes avances en tecnología, que habrían sido difíciles de alcanzar sin su apoyo. Además, el equipo usado en la búsqueda orientada de AMES no se desperdició, sino que pasó al SETI Institute financiado por particulares. El Instituto lo utilizó para lanzar su propia búsqueda orientada, que todavía funciona con el nombre de Proyecto Phoenix.

Aunque las búsquedas de la NASA fueron incompletas y de corta vida, transformaron completamente la cara de SETI. Comparado con los relativamente aficionados esfuerzos de las búsquedas anteriores, SETI se convirtió en una tarea profesional realizada por expertos con la tecnología más avanzada disponible. El enfoque y sofistificación de las búsquedas tambien se ha incrementado después de que NASA participara, y aunque NASA ya no es un participante activo en SETI, los programas SETI existentes tomaron forma bajo la influencia de este esfuerzo impresionante.

Publicado noviembre 2, 2011 por Mery en SETI

El encuentro de los delfines en Green Back   Leave a comment

En Noviembre de 1960, un grupo muy selecto de físicos e ingenieros se dirigió a las remotas colinas de West Virginia para una pequeña conferencia informal. El encuentro se realizó en Green Bank bajo los auspicios de la Academia Nacional de las Ciencias, para discutir una pregunta que estaba sólo empezando a ganar respetabilidad científica: ¿Cuales son las posibilidades de establecer contacto con otros mundos? Una manera de darse cuenta de lo arriesgado que era el teman es que se decidió no anunciar la conferencia y no se hizo ninguna publicación oficial después del encuentro. La conferencia fue organizada por J.P.T. Pearman de la Junta Científica de la Academia Nacional de las Ciencias. Los otros diez asistentes incluían a Dana Atcheley, presidente de Microwave Associates, que donó el amplificador paramétrico del Proyecto Ozma, Melvin Calvin, un renombrado biólogo a nivel mundial que estudiaba los orígenes de la vida, Bernard Oliver, Vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Hewlett-Packard, Carl Sagan, entonces un joven astrónomo de Cornell, Phillip Morrison y Giuseppe Cocconi, autores del artículo en Nature que supuso el lanzamiento de SETI, Frank Drake, del famoso proyecto Ozma, Su Shu Huang, astrónomo y experto en planetas extrasolares y su antiguo profesor Otto Struve, director del observatorio de Green Bank y anfitrión de la conferencia, y finalmente John Lilly, que recientemente había publicado su controvertido libro Hombres y Delfines, argumentando que los delfines eran una especie inteligente. Fue en tributo al famoso trabajo de Lilly que los asistentes a la conferencia se llamaban a si mismos La Orden de los Delfines. Para el desarrollo de SETI, el encuentro fue un suceso memorable. Por primera vez, la posibilidad de comunicación con civilizaciones alienígenas se discutía seriamente entre algunos de los científicos más importantes del mundo. Tan importantes de hecho, que uno de ellos, Melvin Calvin, fue galardonado con el premio Nobel de Química durante la conferencia. Fue maravilloso, comentaba Sagan en una entrevista en 1993, esos grandes científicos diciendo que no carecía de sentido pensar sobre este asunto. Había tanto razonamiento en el aire que finalmente traspasamos la ridícula barrera… Era como girar 180 grados desde el oscuro secretismo y la vergüenza. De repente se volvió respetable.

Publicado noviembre 2, 2011 por Mery en Mitos y leyendas, SETI