40 años de la llegada del hombre a la luna – Documental   Leave a comment

Anuncios

Publicado diciembre 14, 2011 por Mery en Astronautas

Un planeta parecido a la Tierra   Leave a comment

Un equipo de astrónomos estadounidenses afirma haber descubierto un planeta extrasolar alrededor de una estrella situada a unos 20 años luz de distancia de la Tierra y con una masa de entre tres y cuatro veces la de nuestro mundo. El cuerpo está en órbita del astro Gliese 581 a una distancia que los astrónomos denominan zona habitableporque en ella podría haber agua líquida en la superficie de un planeta. Si se confirma el hallazgo, comentan los astrónomos en un comunicado de la Universidad de California en Santa Cruz, sería el planeta extrasolar más parecido a la Tierra de entre los 374 hallados hasta ahora y el mejor candidato como lugar susceptible de albergar vida

Un planeta en la zona habitable no significa que sea un lugar donde puedan vivir los humanos, advierte la NASA. La habitabilidad depende de muchos factores, pero que pueda tener agua liquida y una atmósfera son de los mas importantes.

El planeta, el sexto que se descubre alrededor de la estrella enana roja Gliese 581, debe ser probablemente rocoso, de tamaño algo superior a la Tierra y de suficiente gravedad como para reterner una atmósfera. Da una vuelta al astro cada 37 días, pero tiene una característica particular: no gira sobre su eje sino que siempre presenta la misma cara al astro (como la Luna respecto a la Tierra), por lo que en medio planeta el día es eterno y en el otro medio la oscuridad es constante.

Los investigadores han enviado su artículo a la revista Astrophysical Journal, pero de momento lo han presentado on line en la web donde los científicos -especialmente los físicos y astrofísicos- adelantan sus resultados científicos. Estos investigadores, de la Universidad de California en Santa Cruz y la institución Carnegie de Washington y liderados por Steven Vogt y Paul Butler, explican que su hallazgo del Nuevo planeta extrasolar es producto de 11 años de investigación. Han utilizado el gran telescopio Keck I, de Mauna Kea (Hawai) y la investigación ha sido financiada por la National Science Foundation y la NASA.

Fuentes: http://www.elpais.com – youtube

 

Publicado diciembre 14, 2011 por lauraprados95 en El espacio

Cómo hacer un cohete de papel   Leave a comment

Publicado diciembre 14, 2011 por Mery en DATOS PARA LA CONSTRUCCIÓN

La primera nave espacial para turistas   Leave a comment

Virgin Atlantic dio a conocer el proyecto, que cuenta con un presupuesto de 450 mdd, de seis naves; éstas llevarán pasajeros lo suficientemente arriba como para lograr la gravedad cero y ver la Tierra

MOJAVE, EU (Reuters) — Virgin Atlantic reveló el lunes la primera nave espacial comercial para pasajeros, una elegante estructura blanco y negro que representa una apuesta con altísimos precios para crear una industria del turismo y comercio espacial.

 

La compañía espera que la pequeña SpaceShipTwo envíe a turistas a la gravedad cero a partir de dos o tres años más.

“Esto será el inicio del viaje espacial comercial”, dijo Richard Branson, millonario fundador de Virgin Atlantic Airways, durante el lanzamiento en el desierto de Mojave en California. “Te conviertes en un astronauta”, aseveró.

El proyecto, con un presupuesto de 450 millones de dólares, verá la construcción de seis naves espaciales comerciales que llevarán pasajeros lo suficientemente arriba como para lograr la gravedad cero y ver la curvatura de la Tierra contra el vacío del espacio.

Una aeronave de dos cascos llamada Eve llevará al SpaceShipTwo a una altura de unos 18.288 metros antes de lanzarlo. Entonces, la nave espacial encenderá sus motores de cohete a bordo, subiendo a unos 104 kilómetros sobre la Tierra.

El viaje tomará cerca de dos horas y media, y sus pasajeros experimentarán durante unos cinco minutos la gravedad cero.

Unos 300 aspirantes a astronautas hicieron depósitos para el viaje de 200.000 dólares, que incluye tres días de entrenamiento.

Eventualmente, Virgin Galactic, la rama de Virgin Atlantic que está comercializando el viaje espacial, espera reducir el valor del pasaje para que sea competitivo con los viajes aéreos entre Estados Unidos y Australia.

La unidad también está considerando proveer viajes suborbitales entre destinos que podrían reducir la duración de un vuelo entre Estados Unidos y Australia, actualmente de unas 15 horas o más, a unos 90 minutos.

Publicado diciembre 14, 2011 por sbabri en DATOS PARA LA CONSTRUCCIÓN

Mitos y creencias   Leave a comment

El ser humano siempre ha tratado de comprender el mundo que le rodea, para lo que ha elaborado distintas visiones del mundo que le rodea, para lo que ha elaborado distintas visiones del mundo, o cosmologíaa, que han ido cambiando a lo lardo de la historia.

Las primeras visiones del cosmos surgieron fruto de la imaginación. Así nacieron los mitos, mezcla de la fantasia y la realidad, como sucede en la Teogonía de Hesíodo (siglo VII a.C.), un relato mitológico que narra el origen del mundo a partir del caos.

Mientras que la mitología trataba de explicar los fenómenos de la naturaleza de forma poética, los primero filósofos griegos empezaron a buscar otros modelos que se aproximaran mejor a la realidad, basados en el orden y la racionalidad, prescindiendo de los elementos de la fantasía. Poco a poco, la búsqueda del saber, de forma objetiva y racional, empezó a trazar las líneas de la ciencia.

Desde la religión también se ha tratado de explicar el origen de nuestra existencia. En ocasiones, a lo largo de la historia, han surgido conflictos entre las explicaciones religiosas y distintas teorías científicas, pero en la actualidad se suele aceptar que las creencias religiosas no tratan de buscar el conocimiento, sino dar respuesta a cuestiones de orden espiritual y trascendente.

Aunque hoy en día se reconoce la autonomía de la ciencia, su rápido avance en áreas que afectan de forma muy directa a la vida humana y a sus fundamentos, como sucede en el campo de la genética, plantea la necesidad de debatir sobre lo que es o no ético investigar y manipular

Publicado diciembre 10, 2011 por Mery en Mitos y leyendas

Eatin in the space – Comer en el espacio   Leave a comment

INGLES

Imagine going camping for over a week with several of your close friends. You would make sure you have plenty of food and the gear to cook and eat it with. The food would have to be stored properly and nonperishable to avoid spoilage. After finishing your meal, or at the end of your camping trip, you would then stow all your gear and dispose of your trash properly just before the ride home.

Astronauts basically do the same thing when they go to space. Preparation varies with the food type. Some foods can be eaten in their natural form, such as brownies and fruit. Other foods require adding water, such as macaroni and cheese or spaghetti. Of course, an oven is provided in the space shuttle and the space station to heat foods to the proper temperature. There are no refrigerators in space, so space food must be stored and prepared properly to avoid spoilage, especially on longer missions.

A Russian Progress space vehicle brings food and other supplies to the International Space Station. John Glenn offers a sample of space food to President Clinton. Shuttle commander Brian Duffy sips on a space drink before launching on mission STS-92.

Condiments are provided such as ketchup, mustard and mayonnaise. Salt and pepper are available but only in a liquid form. This is because astronauts can’t sprinkle salt and pepper on their food in space. The salt and pepper would simply float away. There is a danger they could clog air vents, contaminate equipment or get stuck in an astronaut’s eyes, mouth or nose.

Astronauts eat three meals a day – breakfast, lunch and dinner. Nutritionists ensure the food they eat provides them with a balanced supply of vitamins and minerals. Calorie requirements differ for astronauts. For instance, a small woman would require only about 1,900 calories a day, while a large man would require about 3,200 calories. There are also many types of foods an astronaut can choose from such as fruits, nuts, peanut butter, chicken, beef, seafood, candy, brownies, etc… Drinks range from coffee, tea, orange juice, fruit punches and lemonade.

Astronaut Richard A. Searfoss, STS-90 mission commander, sorts out food on the mid deck of Space Shuttle Columbia. Expedition Two Commander Yuri Usachev prepares food in the space station's galley. Expedition Two Flight Engineer James Voss with two apples.

As on Earth, space food comes in packages that must be disposed. Astronauts must throw their packages away in a trash compactor inside the space shuttle when they are done eating. Some packaging actually prevents food from flying away. The food packaging is designed to be flexible, easier to use, as well as maximize space when stowing or disposing food containers

ESPAÑOL

Traducido por Maria

Imagínese acampar durante más de una semana con varios de sus amigos íntimos. Usted se aseguraría que usted tiene mucho alimento y los objetos necesarios para cocinar y comerselo. El alimento tendría que ser almacenado correctamente y no perecedero para evitar el desperdicio. Después del final de su comida, o al final de su viaje de acampada, entonces guardaría todo sus objetos de cocina y eliminaría su basura correctamente justo antes de la vuelta a casa.

Los astronautas básicamente hacen lo mismo cuando van al espacio. La preparación varia con el tipo de alimentos. Algunas comidas pueden comerse en su forma natural, como brownies y fruta. Otras comidas requieren añadirle agua, como macarrones y queso o espaguetis. La estacion espacial proporciona en el transbordador espacial un horno para calentar productos de alimentación a la temperatura apropiada. No hay refrigeradores en el espacio, asi que el alimento espacial debe ser almacenado y preparado correctamente para evitar el desperdicio, especialmente en las misiones largas.

Los condimentos como el ketchup, la mostaza o la mayonesa son proporcionados. La sal y la pimienta están disponibles, pero sólo en una forma líquida. Esto es porque los astronautas no pueden rociar la sal y la pimienta sobre su comida en el espacio. La sal y la pimienta simplemente se irian a la deriva. Hay un peligro, y es que ellos podrian obstruir rajas de aire, contaminar el equipo o meterse en los ojos, en la boca o en la nariz de un astronauta.

Los astronautas comen tres comidas al dia – desayuno, almuerzo y cena. Los nutricionistas aseguran el alimento que comen provee  de un suministro equilibrado de vitaminas y minerales. Las calorías requiridas son diferentes para cada astronauta. Por ejemplo, una mujer pequeña requeriría solo de 1.9000 caloras al día, mientras que un hombre grande requeriría de 3.200 calorías al día. Hay muchos tipos de comida que un astronauta puede elegir, como frutas, mantequilla de cacahuete, pollo, ternera, mariscos, caramelo, brownis, …Y las bebidas hay café, té, zumo de naranja, perdoradoras de fruta y limonada.

Como en la tierra, la comida espacial viene en paquetes que tienen que ser eliminados. Los astronautas tienen que lanzar sus paquetes lejos en un compactador de basura que hay en el interior de la nave cuando terminen de comer. Algunos paquetes actualmente evitan que la comida salga volando. El paquete de comida esta diseñado para ser flexible , facil de usar, asi como maximizar el espacio cuando se guardan o se tiran a los contenedores de basura.

 

http://spaceflight.nasa.gov/living/spacefood/

 

Publicado diciembre 8, 2011 por Mery en Comer en el espacio

Transbordador Hermes   Leave a comment

El transbordador Hermes o minilanzadera Hermes fue la apuesta europea por un vehículo espacial reutilizable para garantizar el acceso de los europeos al espacio y el aprovisionamiento de una estación especial propia o, en su caso, los módulos europeos acoplados a una estación espacial internacional.

El proyecto vivió varios problemas, entre otros de la falta de experiencia europea en vehículos espaciales reutilizables, y finalmente se canceló en 1992.

Historia

En 1978 Francia disponía de un proyecto para construir un pequeño transbordador reutilizable; pero las dudas y los costes eran cuantiosos para la agencia espacial francesa.

Tras la experiencia obtenida con el Spacelab y los planes para fabricar y disponer de la estación espacial Columbus, transformada posteriormente en el módulo Columbus de la ISS, la ESRO y después la Agencia Espacial Europea consideraron necesaria una plena independencia de los lanzadores y vehículos espaciales estadounidenses. Hasta entonces los europeos viajaban al espacio gracias a programas de colaboración de la NASA o la COSMOS; pero la dependencia de estas colaboraciones se consideraba inviable a largo plazo; por ejemplo, el laboratorio espacial había sido donado gratuitamente para conseguir plazas en los transbordadores norteamericanos. Por todo ello, a principios de los años ochenta comenzaron los estudios preliminares; pero no fue hasta 1987 cuando el programa adquirió personalidad propia.

La lanzadera Hermes (el Mensajero de los Dioses) estaba, como señalaba La carrera hacia el Cosmos de Radio Quebec,2 a mitad de camino entre las cápsulas Soyuz soviéticas (por capacidad y tipo de lanzador) y los transbordadores estadounidenses (por forma y capacidad de reutilización). Debía estar operativa para 1995.

Se estudiaron varias alternativas y finalmente se optó por un avión con alas en forma de delta y con la propulsión mínima para maniobrar en órbita, siendo llevada hasta su órbita por un cohete de nueva creación.

Aunque finalmente el cohete se fabricó y voló con éxito, el programa Hermes fue cancelado en 1992 ante la falta de experiencia europea en aislamiento térmico, su alto coste y las expectativas de desarrollar el X-38 junto a Estados Unidos3 para descender de la que terminó siendo la Estación Espacial Internacional.

Los conceptos de la lanzadera

La Hermes se pensó como un transporte reutilizable de bajo coste para cuatro personas como máximo y un mínimo de equipo y 3 000 Kg de suministros como máximo. El peso total de la nave con tripulación, combustible y carga no debería superar las 20 toneladas, carga máxima que puede llevar la versión más potente del cohete Ariane 5.

La tripulación contaría con soporte vital para permanecer en el espacio un máximo de 7 días.

Pese a que el proyecto fue cancelado, la idea de una nave espacial reutilizable de pequeño tamaño que pueda ser llevada a una órbita baja por un único lanzador (más sencillo que el programa estadounidense) sigue vigente.

  • Estados Unidos estudiaba un modulo reutilizable, subido al espacio por un cohete convencional para sustituir a los transbordadores espaciales.
  • Rusia desarrolló conceptualmente el módulo Kliper y fabricó una maqueta con el objetivo de conseguir socios que aportaran el capital para su construcción. El Kliper se proyecta como una astronave capaz de transportar seis personas o dos personas y 700 kg de carga. Fue ofrecido a Europa, pero la ESA rehusó apoyar el proyecto por falta de definición.

Publicado noviembre 30, 2011 por sbabri en Tecnología espacial